La peor parte de la represión… A los niños ¡Imperdonable!

Por diferentes circunstancia, pero ninguna justificada, niños, de todo el mundo, han sido víctimas de violencia policíaca

Brutalidad policial. Es un término utilizado para describir el uso excesivo de fuerza física, asalto, ataques verbales y amenazas por policías y otras fuerzas del orden público.

La definición, también se puede aplicar al mismo comportamiento de los oficiales de prisiones. Labrutalidad policialestá extendida en muchos países, incluso en aquellos que la persiguen y condenan.

La brutalidad es una de las formas de mala conducta de las fuerzas del órden público, que incluye falsos arrestos, intimidación, represión, racismo, abuso de vigilancia, abuso sexual y corrupción.

Este tipo de actos se han presentado en múltiples ocasiones, y en un gran número de éstos, el abuso es en contra de niños, de menores vulnerable. En De10.mx te presentamos algunos de estos casos que indignan con tan sólo ver las imágenes.

En 1965, Misisipi, Estados Unidos, fue testigo de la brutalidad del ser humano, misma que no mide consecuencias. En aquella época, un niño de cinco años fue agredido por un policía mientras se encontraba, de manera tranquila, manifestándose precisamente en contra de la violencia policíaca.

De acuerdo con crmvet.org, y con la imagen de Matt Herron, el policía quería quitar al niño la bandera del país. El racismo afloraba en la nación Norteamericana y no importaba si era un infante que tan sólo tenía cinco años de edad.

Se creería que ese tipo de hechos habían quedó en el pasado, pero no es así, muestra una recopilación del sitio kurioso.es.

En junio de 2010, la policía de Dhaka, en Bangladesh, tuvo un enfrentamiento con trabajadores de fábricas de confección que se manifestaban en contra de las malas condiciones laborales y los bajos salarios.

Durante la protesta, los niños resultaron mucho más afectados, pues los “encargados del orden”, fueron captados mientras agredían a los menores que no podían hacer nada para defenderse.

El diario The Guardian, presentó las fotografías tomadas por Munir Uz Zaman, mismas que evidencian el abuso cometido, donde la policía utilizó varas de bambú, gases lacrimógenos y cañones de agua contra los trabajadores y, claro, los niños.

Y es que en las fábricas de marcas globales, tienen trabajando a niños menores de 14 años cuando está prohibido por la ley; además de ser la ciudad donde los trabajadores de la industria del vestido, lo hacen en las peores condiciones de todo el mundo, indicó el mismo periódico en unanota.

Pero Bangladesh no es el único lugar donde no se respeta a la infancia, en Río de Janeiro, Brasil, una niña fue rociada con gas pimienta por un policía, mientras ésta acompañaba a su madre a una manifestación en busca de la ayuda social prometida que supuestamente el gobierno otorgaría a familias afectadas por la tragedia de Bumba, publicó globo.com. El policía fue identificado y consignado por sus actos.

En el Medio Oriente pasa lo mismo. Los puestos de control israelí, diariamente revisan a palestinos, dejando de lado cualquier derecho humano. En la imagen podemos ver cómo lo hacen; se trata de un menor revisado en busca de explosivos, mientras es apuntado con un arma de fuego por militares.

Asimismo, en Israel se puede ver la discriminación hacia los cultos religiosos, puesto que soldados israelíes capturan a un joven palestino luego de que éste hizo las oraciones de cada viernes en la ciudad de Jerusalén.

La libertad de religión, como explica dagbladet.no, no es posible en Israel, pues los cristianos y musulmanes son los más atacados, así como las mujeres y las minorías étnicas.

El niño que podemos ver en la imagen, fue víctima de esa intolerancia y el miedo lo hizo orinarse.

También en América Latina hay casos similares, como el de Antu Lemun Llanca y Máximo Queipul Huenchullan, de ocho y 12 años respectivamente, quienes fueron detenidos y golpeados por policías cuando caminaban en dirección a su comunidad y bajo amenazas fueron subidos a camionetas.

Los niños relataron que cuando vieron las camionetas se espantaron y corrieron, pero que los policías se abalanzaron sobre ellos y con golpes los subieron. Lo que buscaban era información sobre miembros de la familia de los infantes. Otros niños que vieron lo sucedido, informaron a sus mayores, quienes los buscaron en la comisaría, donde negaron los abusos, publicóresumenlatinoamericano.org. Y así como éstas, hay cientos de historias de violencia y brutalidad policíaca.

Por: Ángeles Pino

Fuente: De10.com.mx

About northernbarbarians

I'm an activist and advocate for human rights and the establishment of penalties to the simulators and inconsistent. My fight is for respect for universal rights and freedoms. Journalist various print and electronic media in several countries. Independent research analyst of social risks in unions, political, corporate and institutional image. Four books published and three in electronic version. Live one day at a time, even on payments, sometimes alive yesterday. Modest income is the price of freedom.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s